¿Por qué no votan?

Columna de Opinión de Karina López, Vocera Movimiento Asamblea Constituyente Rancagua.

El recién pasado domingo 17 de diciembre, se votaba la segunda vuelta presidencial, entre los candidatos Sebastián Piñera y Alejandro Guillier, después de una campaña polarizada por los medios, que fue comparada por algunos con el “plebiscito de 1988”. Ya en la tarde del domingo se tuvo un resultado preliminar que daba como ganador con un 54,58% al candidato de Chile Vamos, Piñera, frente a un 45,42% del candidato de Fuerza de Mayoría, Guillier. Sin embargo, la abstención siguió siendo la ganadora de este proceso con un 51%, porcentaje nacional de acuerdo con datos del Servel.

Un informe realizado por el PNUD en octubre de este año dio cuenta que en Chile hay una baja participación en los procesos electorales, ello desde el año 2012 cuando se promulgó el voto voluntario, siendo el año 2016 en las elecciones municipales, la más alta abstención con un 65%. Se aprecia un sesgo socioeconómico en la participación política y en el interés por los asuntos públicos, sectores socioeconómico-altos votan un 20% más que los bajos.

¨Una baja participación electoral importa al menos en dos dimensiones. Primero, deslegitima la institucionalidad política. Segundo, sesga el mecanismo de representación en la medida que el aumento en la abstención no se reparta aleatoriamente entre todos los ciudadanos. En democracias donde votan pocos, típicamente ocurre que las clases altas y educadas participan en proporción mayor que los sectores menos aventajados, regularidad denominada sesgo de clase en la participación¨ (CIPER 2012)

Es posible explicar en parte esta abstención, de acuerdo con el informe del PNUD que señala dentro de los factores: falta de eficiencia en los gobiernos, falta de una política sistemática de participación ciudadana, debilitamiento del sistema de representación, entre otros.  La lejanía de los distintos candidatos con las demandas sociales; nos cansa el aire de triunfalismo en las redes sociales y medios de comunicación por parte de los candidatos, y como suele pasar, son invisibilizadas. No se toman posturas claras sobre las demandas como: ¨ fin al CAE, No Más AFP, anulación de la ley de pesca¨, demandas que son parte de nuestra clase trabajadora. Tampoco se trata de que estas se diluyan en algún proyecto de ley. En este sentido, Luis Mesina, semana posterior a la primera vuelta, fue claro en señalar que no apoyaría a ningún candidato, porque los movimientos sociales “No llamamos a votar por Guillier porque somos un movimiento social con autonomía y la queremos mantener. Cumplimos con el mandato de presionar para levantar nuestra propuesta”, certera opinión que quizás represente al porcentaje que se abstiene.

La pregunta es: ¿este sistema democrático, es representativo?… ejemplos como Honduras y Cataluña, en donde ya no basta con votar por un candidato que los represente, el mismo sistema y medios de poder no lo reconocen y si pasa lo contrario, como en Argentina que gana un presidente como Macri que aprueba una reforma previsional que quita seguridad social, todo en medio de protestas. Para que señalar lo que ha pasado en este gobierno que termina, que si bien ha tenido aciertos como: avance en la gratuidad, ley aborto tres causales entre otros; hubo más de un caso de represión en la Araucanía, aplicación de la ley antiterrorista a los mapuches…

Lo cierto es que ya no somos los mismos de hace 30 ó 40 años, cuando las dictaduras de Latinoamérica estaban presentes, pero creo que esos gobiernos postdictadura que se suponían salvadores no hicieron el cambio estructural que debían.  El neoliberalismo, sigue presente en gobiernos progresistas.  Y en Chile, vivir con una constitución pronta a cumplir 40 años es un avanzar a medias, con consumismo esclavizante, con deudas que heredamos, con sentimientos cooptados por valores económicos. 

Nuestro trabajo como movimientos sociales, agrupaciones y colectivos, es seguir articulando, concientizando, educando, resistiendo y solidarizando con los distintos pueblos. Y quizás, también levantando desde nosotros, candidatos dispuestos a cambiar las reglas del juego de la minoría organizada, dueña del país.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


To use BrandCaptcha you must get an API Key