[OPINIÓN] Política municipal libertaria: Una solución al clientelismo.

Por Samuel Bahamondes.

Ingeniero Prevención de Riesgos.

Militante Movimiento Autonomista.

¿Cómo le explicamos a los rancagüinos y rancagüinas que su amado Alcalde, presidiendo la Corporación de Cultura que gestiona el Teatro Regional, se hayan desviado más de cien millones de pesos que fueron a parar a gastos particulares como ropa y atención médica del Administrador de confianza de Eduardo Soto el Señor Marcelo Vidal?

Rancagua parece que estuviera viviendo un fenómeno que comparte en conjunto a las demás ciudades pequeñas de Chile, que se traduce en el rapto político y marginalidad a los procesos del nuevo siglo; con esto me refiero a que nuestra urbe y sus periferias sufren de la autoridad de un duopolio político que durante décadas han mantenido bajo la sumisión, el caudillismo y el clientelismo a la comunidad rancagüina, ¿Pero qué significa esto?

Para responder a esta pregunta debemos hacer un racconto (mirar al pasado) acerca de cómo la administración de Rancagua ha sido rehén de las decisiones políticas y negociaciones que se dan entre cuatro paredes. La Concertación y su política municipal fueron fundadores de la despolitización de las colectividades y en Rancagua no fue la excepción, puesto que a los territorios de nuestra ciudad los acostumbraron a seguir al caudillo de turno, a recibir en forma de “favor” los beneficios municipales y en otras palabras alabar al edil y no cuestionar nada de su gestión para recibir arreglos en su comunidad como iluminación, lomos de toro, centros de atención médica,  etc… Esto sin duda afectó a la Concertación en Rancagua en su relación con los y las pobladores que sumado a casos de corrupción y el retardo en soluciones a estas mismas comunidades perdió por completo la hegemonía en la ciudad, entregando la administración local y casi por completo la representación distrital a la Derecha.

La historia no fue diferente a la gestión de la UDI. Junto a un Alcalde que proviene del mundo de las comunicaciones, que fue más inteligente y utilizó el factor populista para arraigarse en las capas populares de nuestra ciudad, y que hasta el día de hoy ostenta con soberbia tener tres gestiones a su haber, sin duda se convirtió en un caudillo más grande y poderoso que cualquiera de la concertación, pero que sin duda sigue la misma lógica municipal de la política  retrógrada de los noventa y eso lo vemos reflejado hoy en los cuestionamientos monetarios y hasta morales del actual Alcalde de Rancagua y la defensa irrestricta de los dirigentes vecinales que más que representar a su comunidad, actúan como fanáticos y seguidores de un señor poderoso e intocable en nuestra ciudad.

¿Cómo le explicamos a los rancagüinos y rancagüinas que su amado Alcalde, presidiendo la Corporación de Cultura que gestiona el Teatro Regional, se hayan desviado más de cien millones de pesos que fueron a parar a gastos particulares como ropa y atención médica del Administrador de confianza de Eduardo Soto el Señor Marcelo Vidal?

Como podemos notar, el asunto no es falta de dinero, porque billete hay,  la cuprífera CODELCO División el Teniente entregó aproximadamente US$15 mil millones al Estado en los últimos 10 años, lo que es muchísimo dinero el cuál administrado por el Consejo Regional vemos que se utilizan en fines ajenos a la comunidad y van a parar a un proyecto tan aberrante como es techar la Medialuna de Rancagua, un espacio que además es privado, puesto que está en comodato por 100 años a la Federación de Rodeo que fácilmente podrían financiar su propio techo sin tener que utilizar recursos públicos los cuales pueden ser utilizados en obras públicas que tanto requiere nuestra comunidad como alcantarillado y sedes vecinales. Hagamos el conteo, son 250 millones de pesos en el estudio de la techumbre, sumando los 4mil millones que costaría la ejecución de la obra. ¿Qué nivel de injerencia y participación tiene nuestra ciudad sobre esos dineros que producimos todos y todas? ¿Se organizó una consulta ciudadana para validar este gasto que fue aprobado por el Consejo Municipal que en su mayoría está compuesto por Concejales de Derecha, el sector político del actual Alcalde interpelado. Sin duda una de tantas muestras de que nuestra ciudad es rehén de una política municipal de caudillos y patrones de fundo que nada aporta al desarrollo de nuestra comunidad.

Cuando al Alcalde se le interpela, este se blinda y no asiste a los requerimientos de un sector de su ciudad a cargo y esto quedó demostrado por ejemplo en las manifestaciones de los vendedores ambulantes del Hospital Regional de Rancagua, los cuales marcharon hasta las dependencias de la Ilustre Municipalidad a encarar al Alcalde y este decidió no salir. Esto sin duda es un daño muy grande a la movilidad y capacidad de decisión de las comunidades las cuales se ven obligadas a rendir homenaje y callarse frente a las injusticias con su territorio.

Frente a esto, sin duda alguna la política municipal de Rancagua debe dar un viraje importante y ser Libertaria y Colectivista otorgando poder de decisión y control a los entes de organización de los territorios (Juntas de Vecinxs), las cuales han sido destruidas, despolitizadas y minimizadas a ser centros de recepción de regalos de navidad, de viajes a los dirigentes y órganos que deben acudir a los Centros de Desarrollo Comunitario (CDC) cuando son estos los que deben acudir a la Villa y la Población a reunir la decisión de la asamblea de vecinos y vecinas fomentando la organización de estos y respaldando la participación a estos órganos de representación dirigencial, en vez de solo invitarlos a una fiesta para el Día del Dirigente.

La Municipalidad, en especial la de Rancagua, debe dejar de ser un castillo sobre las nubes y convertirse en la casa de la gente de la ciudad y sus periferias, debe movilizar, organizar además de formar a sus habitantes para que también tenga opinión respecto a políticas nacionales a través de consultas, plebiscitos y asambleas generales para que de una vez por todas Rancagua cambie de ser “Ciudad de Héroes” a “Nueva Ciudad”.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


To use BrandCaptcha you must get an API Key