Carta abierta al parlamento, para rechazar el TPP 11.

Ante la clara negativa de la comisión de agricultura de la cámara de diputados y la contingencia de la votación que se realizará hoy en el congreso, en torno al TPP 11, publicamos esta carta abierta, para concientizar a la ciudadanía y especialmente al parlamento chileno, de las consecuencias gravísimas que traería aprobar el acuerdo siniestro del TPP 11.

 

Carta:

Estimado Parlamentario(a):

Junto con saludarlo/a, le envío esta carta      para demandar su atención respecto a una situación de alta contigencia en que usted está directamente involucrado. Muy pronto usted deberá decidir si el TPP se aprueba o no, y como ciudadano de Chile quisiera solicitar a usted que vote muy bien informado y en conciencia de lo que está decidiendo para el futuro de Chile. Para eso, le pido que con la mano en el corazón se ponga en el lugar de las y los ciudadanos de este país y que pueda visionar a largo plazo que si su decisión es equivocada y vota a favor o se abstiene de hacerlo, usted será uno de los/as responsables de abrir la puerta a la destrucción de la grandeza natural que nos caracteriza como país, permitiendo el extractivismo y la deforestación sin límites por parte de las grandes empresas y las transnacionales.

Si usted al igual que yo, desea que nuestros hijos/as, que sus nietos/as y que todas las futuras generaciones puedan disfrutar de las bondades naturales de las que goza nuestro país, le pido y le exijo como ciudadano votante y opinante, una total desaprobación al TPP-11. Este tratado, más que un tratado comercial, amenaza como una potente y peligrosa estrategia de subordinación de las transnacionales hacia los Estados parte.

Suponiendo que sabe cuáles son los beneficios que trae este tratado, le quiero hacer saber el cuáles son razones de no aprobar el TPP11.

1- Perdemos soberanía. El Estado de Chile deberá consultar a los gobiernos adheridos a este tratado, para hacer modificaciones en sus leyes, programas y políticas que puedan afectar comercialmente a las empresas de los países firmantes. Esto implicaría limitar el avance hacia los cambios profundos que como país tenemos el desafío de lograr: terminar con las AFPs, cambios constitucionales, reformas laborales o reconquistar una educación gratuita y de calidad.

2- Perdemos derechos laborales fundamentales. El derecho al salario mínimo, a vacaciones, al pre y postnatal, a jubilación, entre otros. Estos dejarán de ser considerados derechos laborales y podrían ser eliminados en el mediano plazo tras firmar este tratado.

3- Privatizarán las semillas. Esto significa que la alimentación de nuestra población puede quedar en total control por las multinacionales, principalmente de transgénicos, como Monsanto debido a la patentación de la semilla. Eso significará que pequeños agricultores, campesinos y campesinas no podrán intercambiar, sembrar, cosechar libremente como lo han hecho durante muchísimas generaciones, ya que si lo hacen serán criminalizados.

4- Será un crimen hacer fotocopias, bajar libros, películas o canciones de internet aunque sea para uso totalmente personal y/o educativos.

5- Limitará la protección de las empresas del Estado. Por ejemplo, CODELCO, deberá reducirse y continuar un proceso de privatización o competir incluso con las empresas extranjeras. Esto significa también que no podremos renacionalizar el cobre, el litio o cualquier otro mineral de Chile.

6- Agrava de manera irresoluble el problema de la monopolización del agua, el mar, la tierra y los territorios.
Las empresas extranjeras no tendrán límite para concentrar la propiedad del agua, el mar, la pesca o la tierra, muy probablemente se bloqueará la posibilidad de hacer reformas al Código de Aguas, a la Ley de Pesca o una nueva reforma Agraria.

Dicho lo anterior, este tratado nos deja a merced de las empresas transnacionales, perdemos la soberanía que aun tenemos como país y damos espacio para que el cambio climático se pueda seguir agravando y es por tales razones que le solicito señor/a parlamentario/a que pertenece a una de las comisiones permanentes, en el caso que sea presidente de la misma, pida que el TPP entre a discusión en su comisión, ya que eso permitirá una discusión más profunda y una decisión con un análisis más acabado.

Para finalizar, me permito recordarle que usted tiene el deber de servir a las y los ciudadanos de su país, hoy ya no hay tiempo para seguir por este camino de locura y falta de visión a largo plazo, este tratado va agravar la extinción en masa de muchas especies, aumentará la sequía, habrá mayor ruido y mayor represión policial para proteger los intereses de quienes están añadidos a esto, la soberanía alimentaria quedará en las manos de las grandes corporaciones.

En definitiva, reitero la solicitud de analizar y profundizar la gravedad que significa una eventual aprobación del TPP11 y solicitar discusión en su comisión e incorporar la consulta indígena dentro de la evaluación.

Saludos cordiales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*


To use BrandCaptcha you must get an API Key